Menú

El dechado de Soledad: dilemas que enfrentamos al conservar textiles históricos intervenidos con dolo

Conferencista magistral: Alejandro de Ávila B., Museo Textil de Oaxaca

 Miércoles, 8 de noviembre de 2017

Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía - ENCRyM

5 pm

 

Auditorio - Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía - ENCRyM
4:00 pm – Salida del Hotel Geneve a la ENCRyM.
5:00 pm – Registro en la ENCRyM.
9:00 pm – Salida de la ENCRyM al Hotel Geneve.

RESUMEN:

Recientemente llegaron a nuestras manos tres textiles mexicanos de lino engalanados con chaquira y seda que deben datar de mediados del siglo XIX. La coleccionista que los poseía, interesada en intercambiarlos por obra de un artista contemporáneo que conocemos, aseguró que los tres habían sido bordados por Soledad Juárez Maza. Intrigados por esa afirmación, emprendimos una pesquisa. Los datos biográficos acerca de Soledad son escuetos, pero encontramos que fue la quinta hija de don Benito Juárez García y doña Margarita Maza Parada; nació en Oaxaca en 1850 y contrajo matrimonio en la Ciudad de México en 1893 con un hombre nueve años más joven. Corroboramos además que Soledad tenía inclinaciones artísticas porque se conserva en el Palacio Nacional un bodegón con gatos que ella pintó al óleo en 1881.

La primera pieza que recibimos de la coleccionista es un mantel pequeño bordado con chaquira. Luce como diseño principal la repetición de una figura que es frecuente en los dechados mexicanos del siglo XIX: un venado con astas prominentes que tuerce el cuello después de arrancar una flor con el hocico. Al centro del mantel aparece el escudo nacional y la inscripción “RM SYRVO A MY DVEÑO B.J.G. 1862”, flanqueada por una rama de laurel y una de olivo. RM se refiere por lo visto a República Mexicana y B.J.G. a Benito Juárez García. Meses después de que recibimos ese mantel, la coleccionista nos envió un pequeño dechado, bordado también con chaquira, que en este caso recubre por completo la tela de lino, así como un muestrario grande con labores deshiladas y bordadas en distintas técnicas con seda floja de varios colores. El primer dechado lleva las iniciales S.J.M. en una esquina y la fecha 1861 en el ángulo opuesto. El segundo muestra el nombre completo Soledad Juárez Maza y el año 1862 bordados en punto de cruz.

En un principio nos entusiasmó la posibilidad de adquirir un grupo de textiles ligados de cerca con una figura tan relevante para Oaxaca y para México como el Benemérito de las Américas. Al examinarlos con lupa, sin embargo, caímos en la cuenta que las inscripciones son una intervención reciente. Los dechados son “auténticos” en el sentido de que sus materiales, técnicas de manufactura, diseños, manchas y otras señas de uso corresponden en todos sus rasgos a ejemplos mexicanos de mediados del siglo XIX conservados en el acervo del MTO y otros museos, pero alguien se dio a la tarea de agregarles la firma y las fechas apócrifas. En el primer ejemplo, pudimos ver cómo algunas de las cuentas de vidrio originales que formaban el fondo de los diseños fueron retiradas y reemplazadas con chaquira negra para trazar las iniciales y los guarismos. En el segundo se hizo evidente que el hilo de bordado es distinto en la inscripción, además de que la tensión de las puntadas y el estilo de la letra difieren del resto de la obra.

En ambos casos sentimos que las intervenciones demeritan el valor de los textiles originales no sólo porque falsean la información sino porque la ubicación, proporción y tipo de escritura choca con la elegancia de las composiciones bordadas, concebidas con cuidado y ejecutadas con esmero por sus autoras. Mi participación en el NATCC 2017 se centrará en el conflicto que enfrentamos al debatir cómo conservar estas piezas, puesto que encontramos evidencia de que la imposturade la firma y la fecha sucedió apenas en 2016. Los dos dechados son piezas excepcionales: no conocemos ejemplos similares en su calidad de manufactura y en su riqueza iconográfica. La decisión salomónica a la que llegamos es mantener las intervenciones tal cual, pero dar a conocer las piezas mediante imágenes donde las inscripciones sean eliminadas en Photoshop. El título de esta ponencia hace eco a “El rebozo de Soledad”, una película mexicana de 1952 donde la vieja prenda de recato se vuelve un ícono de la lucha entre modernidad y tradición, entre equidad social y corrupción caciquil. Concluiré mis palabras con una reflexión en el mismo tono: el éxito comercial reciente de los textiles antiguos, ligado a nuestra destreza creciente para limpiarlos y restaurarlos, está facilitando, me parece, una incidencia mayor de falsificaciones y “mejoras” que entorpecen nuestra búsqueda de certeza al tratar de entender la historia.

 

SOBRE EL CONFERENCISTA:

"Las raíces de mi familia entrelazan Oaxaca, San Luis Potosí y Finlandia. Nací y crecí en la Ciudad de México. Obtuve una licenciatura en antropología y psicología fisiológica en la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns, seguida de una maestría en psicobiología y finalmente un doctorado en antropología en la Universidad de California en Berkeley. He trabajado como investigador y profesor en tres instituciones académicas en México y establecí la primera oficina del Fondo Mundial para la Conservación en nuestro país. Mi activismo ambiental y cultural se centra en SERBO y PRO-OAX, dos organizaciones sin fines de lucro en las que he colaborado desde su concepción. Soy director fundador del Jardín Etnobotánico de Oaxaca, y curador/investigador/asesor del Museo Textil de Oaxaca. Mi interés en las plantas y los pueblos originarios nació durante mi niñez, cuando mi familia vivía muy cerca del Parque de Chapultepec y el Museo Nacional de Antropología. Ya como adolescente, me hice aprendiz en un taller de tejido artesanal en Oaxaca." Alejandro de Ávila Blomberg, febrero 2017.

 

Congreso Anterior

Material en movimiento

Nueva York, 2015

Publicaciones

¿Busca alguna de nuestras publicaciones? Las encontrará disponibles a la venta haciendo clic aquí.

Donaciones

El NATCC es una organización sin fines de lucro (501(c)3) que agradece donaciones realizadas para llevar a cabo sus congresos y programas.  Haga clic aquí para mayor información.